Primer Aposento de los Corazones Unidos

Primer Aposento:  Salvación.  Amor Santo.  Inmaculado Corazón de María

Jesús, 16 de Octubre de 1999
"La primera puerta que el ama debe abrir es quizá la más difícil.  A través de la Llama del Corazón de Mi Madre, el alma reconoce sus faltas y sus fallas.  Por un movimiento de la libre voluntad, ella decide vencer sus debilidades, dejando que se consuman a través de la Llama del Amor Santo.  Sí, la primera entrada al Amor Divino es el Amor Santo.  Es la etapa purgativa.  El alma puede abrir esta puerta, completamente comprometida con el sendero que ve ante ella, pero debido a que el alma cede a las tentaciones de Satanás, nuevamente se encuentra fuera de la primera puerta.  Puede que el alma tenga que volver a comprometerse con el Amor Santo una y otra vez.”
 
Jesús, 17 de Octubre de 1999
"Veamos, la primera puerta –el Amor Santo– revela tus faltas más evidentes.  El siguiente Aposento de Mi Corazón requiere tu rendición más perfecta.  En este Aposento salen a la luz pequeñas fallas en el amor.  Después de que el alma flota en el mar de calma cuando es admitida por primera vez en el Segundo Aposento, el alma logra ver ciertos hábitos o apegos que le impiden ir más profundamente al Amor Divino, Mi Corazón.  Olas de emoción la lanzan de un lado a otro.  En un determinado momento, el alma experimenta sequedad.  Inmediatamente después recibe consuelo."
 
Jesús, 1º de Noviembre de 1999 
“Mi Madre ha estado con ustedes ya por años, alimentándolos y convenciéndolos con Amor Santo.  Pero esto sólo es el fundamental y Primer Aposento de Mi Sacratísimo Corazón.  Es tiempo de que ustedes indaguen sus pequeñas fallas, indecisiones, enojos, falta de perdón, malhumor;  todas estas cosas que los alejan de Mí.  Yo deseo que ustedes dejen que Mi Amor Divino consuma sus almas.”
 
Jesús, 10 de Noviembre de 1999
"Yo soy tu Jesús, nacido Encarnado.  Deseo revelarte la totalidad de Mi Corazón.  Mi Corazón es la Divina Voluntad del Padre Eterno.  Es el Amor Divino y la Misericordia.  Te he revelado la mayoría de los Aposentos de Mi Corazón.  Pero el día de hoy he venido para compartirte que el Primer Aposento –el del Amor Santo, el Corazón de Mi Madre– es el Aposento en el que derramo Mis gracias más grandes.  Te puedes sorprender de esto, pensando que las almas que están en Mi Aposento más íntimo de este Vaso Sagrado reciben las gracias más selectas.  Éstas son, en efecto, las gracias más selectas reservadas para unos cuantos.  Pero la mayor abundancia de gracia fluye del Primer Aposento porque es aquí donde el alma debe responder a su conversión y avanzar a la santidad."
 
"A través de Mi misericordia y de Mi amor, Yo le doy a cada alma toda oportunidad para decir ‘sí’.”
 
"Mi más tierna compasión está lista para recibir a cada alma que es atraída hacia Mí.  Los otros Aposentos de Mi Corazón forman al alma en la santidad, perfección y santificación;  pero el Primer Aposento es la salvación."
 
Jesús, 3 de Enero del 2000
“Cada gracia llega por medio del Corazón de Mi Madre, el cual es el Primer Aposento –el preludio– a Mi Corazón.  Un alma puede alcanzar la salvación solamente unida a Mí.”
  
Jesús, 2 de Marzo del 2000
“He enviado a Mi Madre delante de Mí con el método, el cual es el Amor Santo.  Cuando las almas comienzan a dejar que sus conciencias se formen bajo la ley del amor, ellas dan los primeros pasos a la Divina Voluntad de Dios.”
 
Jesús, 7 de Abril del 2000
“El Primer Aposento de Mi Corazón es el Inmaculado Corazón de María, Mi Santa Madre, pues nadie puede venir a Mí más que a través de Su Corazón, el cual es el Amor Santo.  Cada Aposento sucesivo de Nuestros Corazones Unidos te lleva más profundamente al Amor Divino, Mi Divino Corazón.”
 
"Se explica mejor de esta forma:  compara el viaje espiritual con una vela.  En el Primer Aposento –el Corazón de Mi Madre– la llama parpadea y no da una luz firme.  No ha sido purificado el Amor Santo en el corazón del alma.  En este Aposento, el alma necesita purificarse de sus faltas más evidentes.  El amor en los corazones en este Aposento es débil.  Parpadea como una llama en la brisa."
 
Jesús, 15 de Julio del 2002
“…la humildad es la mano que da vuelta a la llave en la cerradura que abre la puerta al Primer Aposento de Nuestros Corazones Unidos.”
 
Jesús, 28 de Noviembre del 2003
“…el alma a la que se le revelan las faltas está siendo llamada a la conversión y al Primer Aposento de Nuestros Corazones Unidos, el cual es el Amor Santo.  Lo único que le permite pasar por la puerta de este Corazón es su arrepentimiento.  Entonces el alma está cooperando con la gracia que se le está dando y Mi victoria está comenzando en ella.  Deseo que todas las almas entren al Corazón de Mi Santísima Madre para que puedan ser purificadas y vengan a Mí, a Mi Corazón del Amor Divino.”
 
Jesús, 7 de Abril del 2004
“Sólo cuando las almas  abrazan la verdad es que  pueden llegar al Primer Aposento de Nuestros Corazones Unidos que es el Amor Santo.  El corazón que ama a Dios en primer lugar y al prójimo como a sí mismo, está viviendo en la verdad.”
 
Santo Tomás de Aquino, 9 de Diciembre del 2005
“La persona que busca la santidad ha entrado al Primer Aposento, el Inmaculado Corazón de María.  Tiene hambre de Dios, pero aún tiene muchas áreas de amor propio en su corazón.  Una trampa que Satanás pone a alguien así es el deseo del alma de ser reconocida como santa.  Por supuesto que cada alma que está en el Primer Aposento tiene tentaciones únicas.  Debe rezar cada día para que le sean mostradas.  Únicamente de esta forma puede ser perfeccionada.”
 
Jesús, 10 de Febrero del 2006
“… el paso más importante en la santidad personal radica en el umbral de la entrada al Primer Aposento, el Inmaculado Corazón de María, el Amor Santo.  En este umbral, el alma se ve envuelta en la batalla espiritual más grande.  Es en la entrada del Corazón de Mi Madre donde el alma decide creer o no creer en estos Mensajes.”
 
Jesús, 5 de Abril del 2006
“No se equivoquen al pensar que el Refugio del Inmaculado Corazón de Mi Madre se da únicamente para algunos o para unos cuantos.  El Refugio de Su Corazón es para todos.  Es el Amor Santo.  Por lo tanto, el día de hoy vengo para ayudarlos a comprender que cada corazón está siendo llamado a entrar a este sagrado Refugio con gran urgencia.”
 
“No piensen que pueden saltarse este precioso primer paso de su santidad personal y brincar directamente al Amor Divino, el cual es Mi Sagrado Corazón.  Únicamente a través de la intercesión del Corazón de Mi Madre es como todas las almas pueden entrar e imitar al Amor Divino.  Mi Madre prepara cada corazón purificando las más grandes iniquidades del alma por medio de la Llama de Su Purísimo Corazón.  Nadie entra al Amor Divino si no imita al Amor Santo.”
 
Santo Tomás de Aquino, 15 de Mayo del 2006
“Soy tu Tomás.  He venido para ayudar al mundo a comprender más profundamente la Llama del Amor Santo.  Esta es la Llama a la que en oración le piden que consuma su iniquidad.  Así es cómo funciona.”
 
“Esta Llama del Amor Santo, que es el Primer Aposento, inicialmente derrama su luz sobre las áreas de pecado en la vida de la persona.  Gradualmente el alma elige evitar estos pecados y vivir en Amor Santo.  Mientras más elija el Amor Santo, más se disuelve su libre voluntad y se transforma en y por medio de la Divina Voluntad Eterna.  Esta transformación continúa a cada instante hasta el Sexto Aposento cuando la Divina Voluntad vive en el interior del corazón.”
 
Jesús, 12 de Agosto del 2007
“…pido atención a este llamado universal al Primer Aposento tocando la trompeta en el mundo entero.   No se equivoquen, el Primer Aposento no se puede evitar.  Es la base y cimiento de todos los demás.  Nadie progresa espiritualmente sin ser primero purificado en la Llama del Corazón de Mi Madre.  ¿Quién de entre ustedes puede volverse más santo sin conocerse mejor a sí mismo?” 
 
Jesús, 5 de Septiembre del 2007
“El día de hoy vengo para dirigirme al corazón de la humanidad.  Me inclino hacia cada corazón, llamando a cada uno a la luz del Primer Aposento:  amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a sí mismos.  Cualquier ideología fuera de esto lleva al alma lejos de la salvación.  Esta es la Voluntad de Dios para ustedes.  Nadie entra al Cielo fuera de la Voluntad de Dios.”
 
Jesús, 30 de Marzo del 2008
“Para poder alcanzar la cima del Amor Divino, el alma primero debe buscar Mi Misericordia, pues Mi Misericordia es intrínseca al Amor Divino.  En el Primer Aposento -el Corazón de Mi Madre, que es el Amor Santo- se le ofrece al alma la gracia para reconocer sus pecados y volver a Mi Misericordia con un corazón arrepentido.  Luego, a través de la Divina Misericordia, el alma es conducida a través de los siguientes Aposentos.”